«Guardianes de la galaxia vol. 2»: Constelación casete

«Guardianes de la galaxia vol. 2»: Constelación casete

Director: James Gunn. Guión: J. Gunn, Dan Abnett y Andy Lanning. Intérpretes: Chris Pratt, Zoe Saldaña, Vin Diesel, Bradley Cooper. EE UU, 2017. Duración: 136 minutos. Ciencia ficción.

En «Trece razones», la controvertida serie sobre «bulling» y suicidio adolescente, el hilo conductor de la historia son unas cintas de radiocasetes que la joven protagonista deja como testamento tras quitarse la vida a varios compañeros de instituto donde, supuestamente, explica los motivos de su trágica decisión. Cuánto hace, nos preguntamos, que alguien no se topaba en una película o ficción televisiva con uno de aquellos adorables y vetustos reproductores de sonido, y no vale citar «Cuéntame». Pero la casualidades no existen, y ya un poco antes, «Stranger Things» evocaba los años 80 de otra manera, a través de una nostágica mirada al cine de terror realizado durante aquellos tiempos de hombreras y comedias «teen» sobre regresos al futuro o al pasado. Y seguimos sin cambiar el paso, porque en la nueva entrega de «Guardianes», el más lunático de sus personajes escucha música «retro» en uno de esos locos cacharros mientras cruza la galaxia y la banda sonora del filme bombea unos cuantos «hits» de antaño. Como en la primera entrega de la saga; si algo funciona, para qué cambiarlo, dirán en Hollywood los que pagan... Y menos mal, porque esta nueva hornada de la Marvel se trata de una sentimental, acelerada, muy divertida y delirante película que tributa una y otra vez productos como «El coche fantástico» para satisfacción del público más talludito de la sala. De manera que el espectador se reencuentra con este equipo singular y disparatado de héroes otra vez en travesía por los confines del cosmos tras unos créditos memorables y una lucha a brazo partido contra una especie de pulpo gigante con muy mala leche y parece que recién extraido de un filme rodado en los 50. Peter Quill (Star-Lord) viaja junto a ya viejos conocidos nuestros, como Gamora, Drax el Destructor, Rocket Racoon y Baby Groot, aunque hay nuevas incorporaciones: Mantis, Yondu Udonta y Nébula. Lo que les espera no tiene desperdicio: conocer al temible y ambiguo Ego, progenitor de Peter (cada día nos gusta más Kurt Russell). James Gunn ha decidido no complicarse la vida y seguir los pasos de la anterior y notable película, que él mismo dirigió, por cierto, y aunque en ocasiones «gags» y situaciones nos suenen poderosamente, el resultado no tiene desperdicio y la juerga está asegurada. Solamente con ver bailar a ese árbol pequeñito los euros, que no son pocos, se dan con gusto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
0 COMENTARIOS
Escribe tu comentario