Vuelta a empezar

Vuelta a empezar

La última imagen de Dembélé es sentado en una silla de ruedas rumbo a Finlandia, donde será operado de la rotura del tendón del bíceps femoral izquierdo que se produjo en Getafe. 122 minutos ha durado en el césped antes de romperse y su pérdida para los próximos cuatro meses supone una especie de volver a empezar para Valverde. La contratación del francés, pese a los 140 millones que puede costar el fichaje con las variables, fue un alivio en un verano con mucho ruido y dudas alrededor del club y del equipo. Se fue Neymar y los grandes refuerzos se resistían. Se fichó a Dembélé a última hora. Llegó para ser titular. Después de un par de semanas de adaptación y de ser reserva en su primer partido y jugar sólo un rato, ya contra la Juve en la Champions figuró en el once inicial, y repitió contra el Getafe. Pero se rompió y ahora se buscan los motivos: que si el estrés por el complicado traspaso, que si antes se había acariciado la zona que más tarde se lesionó por lo que ya estaba tocado, que si no tenía que haber dado el taconazo... «Cuando un jugador está estirando siempre se toca o la rodilla o el cuádriceps», restó importancia Valverde a una de las posibles explicaciones de la lesión. «Es un jugador que no ha tenido nunca un problema muscular, que no tiene experiencia para reconocer esas molestias, pero cuando un jugador que va a esa velocidad da un taconazo, entra dentro de las probabilidades que te ocurra. Es lo más agresivo para el bíceps», dijo también el entrenador.

El caso es que Valverde tiene que afrontar al menos lo que queda de 2017, y algo más, igual que antes de la llegada del francés, como en la época de las dudas, pero ahora desde la primera posición de la Liga tras cuatro jornadas. «El liderato significa que el fútbol es cambiante. De la misma manera que un mes atrás estábamos con las manos en la cabeza... No sabemos qué va a pasar dentro de un mes. La película cambia en una semana. No tenemos que fijarnos demasiado en el ruido exterior», explicó el técnico.

«Le pongo un “10” a la plantilla», continuó Valverde, que citó las alternativas que tiene para sustituir a Dembélé: «Deulofeu, Aleix Vidal, Denis Suárez, André Gomes...». Deulofeu es el primero en la lista y está ante la gran oportunidad de reivindicarse. «Espero que meta muchos goles, que dé muchas asistencias, que trabaje a nivel defensivo y que su banda sea una pesadilla para el contrario y la cierre y ayude cuando la tengamos que defender. Nada especial, todo eso», dijo Valverde sobre el canterano que ha regresado. Los primeros partidos del curso los jugó él. En Liga había sido titular en todos menos en el último, y cuando se lesionó Dembélé en Getafe fue quien le sustituyó. También hubo incertidumbre sobre su figura en verano: que si se queda, que si se va. En el Barça desde los nueve años, siempre se vio en Deulofeu a un futuro jugador del primer equipo, a quien sólo le fallaba su mala cabeza, según alguno de los entrenadores que lo ha dirigido. En el Milan encontró estabilidad el año pasado y ahora tiene varios meses por delante, sin la «oposición» de Dembélé, para pedir paso en el Camp Nou. «Estoy muy contento por cómo me están saliendo las cosas, tengo que estar preparado para aportar al equipo y aprovechar los minutos», dijo tras el triunfo del sábado, donde su entrada se notó para dar más profundidad por la banda. También destacó su papel contra el Betis en el estreno liguero, pero naufragó en la Supercopa contra el Real Madrid.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
0 COMENTARIOS
Escribe tu comentario