Un marroquí radicalizado en el Dáesh acepta la expulsión definitiva a su país

Un marroquí radicalizado en el Dáesh acepta la expulsión definitiva a su país

La Audiencia Nacional condenará a Zoubair A., un marroquí acusado de un delito de autoadoctrinamiento, a su expulsión definitiva de España por publicar en redes sociales contenidos de alabanza al Dáesh y publicaciones «de violencia excesiva» en las que mostraba su «estado de radicalización extremo».

El acusado, de 34 años y natural de Tetúan (Marruecos), ha llegado a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía por el que la fiscal ha solicitado dos años y medio de cárcel para él o su expulsión definitiva de España.

Tras reconocer los hechos de los que se le acusa, Zoubair ha aceptado ser expulsado a Marruecos con la prohibición permanente de regresar a España.

El acusado publicó durante 2015 y 2016 comentarios de alabanza al Dáesh en cuentas de Facebook y Soundcloud, donde mostraba «su plena identificación con el ideario yihadista».

Presentaba un «estado de radicalización extremo concretado en la publicación de imágenes de violencia excesiva, en el hastío y odio por la vida y su anhelo de alcanzar el paraíso con la muerte como mártir».

Y tenía, según el escrito de conclusiones de la fiscal que él ha aceptado, una «voluntad de autoadoctrinarse en métodos y formas de asesinar, así como para la comisión de atentados terroristas utilizando métodos suicidas».

El acusado compartió en redes sociales imágenes de terroristas suicidas y publicó un comentario en el que enseñaba «cómo matar en cuestión de 30 segundos a cualquier ‘cerdo’ mediante un cuchillo/bisturí».

«Se ha complicado la cosa... Estoy harto de esta vida, no me es suficiente con la misericordia de Dios, estoy harto de esta vida sin adoración...», llegó a manifestar en una conversación en Facebook.

Entre el material incautado en los registros destaca un manual difundido en los foros yihadistas y una guía donde se dan instrucciones sobre cómo cometer atentados.

El tribunal que ha juzgado a Zoubair ha estado presidido por el magistrado Eloy Velasco, antes instructor de los casos Púnica y Lezo y que ahora integra la nueva Sala de Apelaciones pero que ha quedado adscrito a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional entretanto entra en funcionamiento esa nueva instancia, previsiblemente en diciembre.

Igualmente ha formado parte del tribunal Enrique López, quien también integra esta nueva Sala y que antes estaba en la sección segunda y fue apartado del juicio de Gürtel por afinidad ideológica con el PP.

Pese a pertenecer a la Sala de Apelaciones, ambos magistrados han podido integrar el tribunal que ha juzgado a este acusado porque a finales de julio el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, acordó reforzar con ellos la Sala de lo Penal hasta que entraran asuntos en la nueva Sala.

A lo largo de este verano, ante la ausencia de juicios, ambos jueces se han dedicado a la tramitación de las entregas a China de los 269 detenidos por integrar una red criminal que estafó a miles de residentes en ese país mediante timos telefónicos organizados desde España. EFE

ARTÍCULOS RELACIONADOS
0 COMENTARIOS
Escribe tu comentario